viernes, 27 de octubre de 2017

LA VIDA EN DIFERIDO



Los que tenemos la suerte de dar o haber dado clase a alumnos de secundaria y/o universitarios, llevamos algunos años observando un fenómeno que empezó siendo una muestra de modernidad y ha devenido en algo alarmante. El abuso/dependencia de los teléfonos móviles por parte de los jovenes (y no tan jóvenes) tiene efectos a los que me he referido en numerosas ocasiones y como corro el riesgo de ponerme pesado, no pienso seguir insistiendo, entre otras cosas porque soy consciente de lo inútil de mi batalla contra los molinos 4G.

Pero estoy observando un nuevo fenómeno que no puedo dejar de comentar. La proliferación de la mal llamada “mensajería instantánea”, que no lo es, ya que hay un lapso de tiempo entre escribir y el hecho de leer (o escuchar en el caso de los mensajes de voz) por parte del destinatario, está produciendo un cambio curioso en la forma de comunicarse entre los individuos abducidos por el watsapp y demás inventos similares: la comunicación ya no es directa, no se produce el mecanismo hablo-me escuchas- me contestas, es decir, eso tan maravilloso, exclusivo de los seres humanos y que les caracteriza, que es la conversación. No, ahora escribimos, repasamos lo escrito y lo enviamos, el receptor es avisado por un sonido característico, abre el mensaje y lo lee (siempre que no lo hayamos enviado a otro…). Es la comunicación en diferido. Parece que se le tenga miedo a que, si decimos lo que pensamos “en directo”, podamos cometer un error irreparable y nos damos (se dan) un tiempo para corregir posibles erratas mentales. De hecho, cada vez más se sustituye la llamada telefónica por el mensaje escrito.

La conversación, ese placer que desde la Grecia clásica ha presidido el contacto entre humanos inteligentes, se está perdiendo, poco a poco. Ya oigo las voces ¡catastrofista!, ¡Don pésimo!...
Igual que no hemos sido capaces de resistir al envite del móvil y sus cientos de ventajas (por cierto, ya se puede pagar con el móvil, ¡que bien! ¡Que buenos son los Bancos!) que se ha convertido en un miembro de nuestro cuerpo: inseparable, ya todo el mundo lo lleva en la mano o lo saca del bolsillo cada 30 segundos, para comprobar que está conectado. Los tratados de anatomía deben contemplar incluirlo como un miembro o como un segundo cerebro que aparece, a modo de prótesis, al final de nuestro brazo.

Pero, volviendo a la conversación. Los profesionales y los teóricos de la televisión (el que suscribe pertenece a ambos colectivos) sabemos muy bien que el medio  alcanza su más alto valor cuando retransmite un evento en directo, en vivo (¡live! que dicen los anglosajones) y lo más para un periodista es entrar en directo a relatar algo que está sucediendo en ese momento. Como diría un popular periodista de televisión que no come ni duerme por salir en la pantalla: “¡más periodismo”!. Internet esta sustituyendo en las preferencias de los jóvenes al clásico televisor (la cuarta pantalla gana terreno a ojos vista) y aunque el streaming esté de moda, el paralelismo entre el abandono del directo televisivo y el del “directo” de la conversación, no me parece que sean fenómenos independientes. Estamos perdiendo la comunicación interpersonal para sustituirla por una comunicación diferida y autocensurada.  La comunicación puede matar  a la comunicación por saturación. Y como siempre que hay un cadáver, hay que preguntarse ¿A quién beneficia su muerte?.

viernes, 17 de marzo de 2017

A VUELTAS CON EL ENCUADRE VERTICAL



Últimamente veo a muchos “fotógrafos de móvil”, o sea a todo el mundo, fotografiar a todo lo que se menea o no, en cualquier situación y sin apenas motivo. La fotografía y el cine se han democratizado hasta tal punto que mientras los profesionales languidecen a la espera de que alguien les haga un encarguito, todo el personal se retrata unos a otros sin descanso ni mesura.
Pero hay algo que me tiene inquieto. Vengo observando, como todos vosotros supongo, que se hacen muchas fotos y sobre todo vídeos usando el Smartphone en formato vertical, conservando el “modo teléfono” para el que se inventó el artefacto en cuestión. Es frecuente ver en televisión vídeos de “periodistas ciudadanos” que perpetran su testimonio, muchas veces insustituible (los asesinatos de París, por ejemplo) en vertical, desaprovechando 2/3 de la pantalla y minusvalorando la importancia de su propia exclusiva.
 Comentado este tema con expertos en la materia (usuarios ilustrados de YouTube, Instagram, etc.,) se me argumenta que el consumo de estas imágenes se realiza en vertical y suele ser efímero. Son vídeos de “mira lo que hago”, que se consumen rápidamente y mueren.
Muy bien, pero… ¿Y si ese vídeo que estás grabando es (y tu aun no lo sabes) “el vídeo de tu vida”? Le condenas a no tener calidad suficiente para ser  emitido por televisión y si, a pesar de todo dada su trascendencia se emite, te delatará como un analfabeto audiovisual. Porque recordemos que los televisores, las pantallas de ordenador e incluso las Tablet, son horizontales y esto no es porque se hayan quedado anticuadas. 

Imagen original en formato tv 16:9
Si encuadramos en vertical perdemos 2/3 de la imagen.

Los humanos tenemos los ojos uno al lado del otro, en horizontal. Cada especie tiene los ojos según conviene a su supervivencia. No los tenemos a los lados como los besugos o facetados como las libélulas, sino uno junto al otro, separados por unos 6 cm.

A alguno le gustará saber que es una propiedad de nuestra visión encaminada a abarcar el máximo de campo visual horizontal y a percibir la tercera dimensión y las distancias, ya que nuestros ancestros (y alguno de nosotros todavía) usamos la vista como elemento de supervivencia, defensivo, alimenticio o lúdico. 

El Sumo hacedor (o la Naturaleza según cada cual) los colocó así para que un rápido “escaneo” del horizonte permitiera saber si aquello que se movía era alimento o amenaza. Pruebe a conducir un coche o a jugar al tenis con un ojo tapado, verá como no calcula la distancia en profundidad, no aprecia la tercera dimensión, con las consecuencias obvias. 

Por muy efímero o de consumo inmediato que sea su vídeo, grabe en horizontal. Además, creo que el Smartphone se puede girar 90º y obtener así una imagen mucho más grande. Y no lo olvide, los ojos están puestos así por alguna razón, cuando los tengamos uno sobre el otro, ya podrá grabar en vertical sin hacer el ridículo.

 Si te quedan dudas puedes ojear este artículo: