sábado, 11 de junio de 2016

¿MÓVILES CON 4K?


La tecnología 4K también llega a los móviles. Ya son muchos (Iphone6, 6S Y SE, los LG G7 Y G5, los Xperia Z5, Samsung G8…) los móviles y cámaras de  bajo coste que alcanzan tal resolución. Y no olvidemos que es eso, una resolución. La calidad final depende, además, de otras cosas.

Pero…¿Quién tiene una tele 4K? De momento poca gente. Es evidente que cambiamos mucho más frecuentemente de móvil que de televisor y no está el patio para tirar el dinerín, por lo tanto ¿Sirve de algo manejar esas resoluciones para verlas en una pantallita minúscula?  Pues…sí amigos.

Veamos por qué.
Para empezar, aunque contemplemos lo grabado en una pantalla 1080p, la imagen tendrá mas calidad que su equivalente grabado en 1080p nativo. Los detalles son más finos, la gama de color más amplia. Dado que la imagen 4K es cuatro veces más grande que el full HD, podemos realizar un recorte o un pan&scan (movimientos por la imagen) sin perder calidad como nos sucedería con una imagen en 1080p, lo que nos permite “acercarnos” hasta ¼ del fotograma original, sin pérdidas puesto que lo vamos a ver en 1080p.
Otra ventaja no menor es la posibilidad de usar el estabilizador digital de la cámara sin las pérdidas inherentes a su uso, igual que sucede con el zoom digital. Ambas cosas no son aconsejables grabando en 1080, pero al hacerlo en 4K sucede un fenómeno equivalente al descrito más arriba: mayor calidad. 
Además, teniendo en cuenta que un fotograma en 4K equivale a la foto tomada por una cámara de 8,3 Megas, podemos usar sin temor cualquiera de  ellos como foto fija.

Resumiendo: no es para salir corriendo, pero si haces mucho uso de la cámara de tu Smartphone…puede que te convenga estirarte con un 4K, en cuyo caso te vendrán de perlas mis libros “Luz, Smartphone, ¡Acción!” y “Domine su cámara digital”.
Claro que es publicidad, ¡si el blog es mío!

2 comentarios:

  1. Hola Castillo. Una curiosidad sobre las resoluciones y los PIXELes.
    En cámaras de fotografía digital con un solo sensor, un pixel representa la información que capta cada uno de los fotosensores de ese CCD o CMOS utilizado. La imagen resultante tendrá, aparentemente, todos esos pixeles que se han capturado en el sensor. Esto sería cierto para una captura en B/N. (Hay cámaras con captura nativa en B/N, por ejemplo Leica M monochrom, esta cámara de 24Mpix, captura imágenes de 24Mpix). ¿Qué pasa con las cámaras digitales en color?, pues que salvo algunas excepciones (FOVEON), la mayoría se basa en el uso del filtro Bayer. Así tendremos que frente a un tercio de los fotosensores del CMOS o CCD, existirá un filtro de color Rojo, y de igual manera, para los otros primarios, verde y azul, cada uno con su tercio de fotosensores. A cada uno de estos nuevos elementos se les denomina, SUBPIXEL.
    ¿Qué pasa cuando captamos una imagen que contenga sólo un color rojo uniforme?; pues que en realidad solo tendremos 1/3 de la resolución total del sensor. ¿Cómo es posible que finalmente la imagen guardada en el archivo fotográfico de la cámara tenga toda la resolución del sensor?, pues gracias a la interpolación; nos inventamos, matemáticamente, el resto de la información que “falta”. De forma similar, una imagen con un contenido fundamentalmente en blanco y negro, por ejemplo cuando hacemos una foto a una estatua de mármol blanco, ¿cuánta resolución REAL tenemos?, pues 1/3 del total del sensor pero, al interpolar, mágicamente recuperamos todos los PIXELES perdidos. Si capturamos en RAW, podríamos, en muchos casos, controlar este problema, y obtener una resolución más “REAL”.
    La resolución final real (óptica) es siempre 1/3 del tamaño del sensor único, se necesita la información de cada grupo de tres pixeles (R,V,A) para tener un pixel (REAL) de imagen, lo demás es magia. La publicidad y las ventas necesitan de muchos megapíxeles.
    Los sensores de las cámaras SIGMA, con nombre comercial FOVEON, cumplen este requisito, ya que en realidad son tres sensores uno sobre otro (como la película fotográfica). En estas cámaras la resolución es REAL.
    Un caso similar ocurre en el mundo de las cámaras de TV profesionales, que tienen tres sensores, la resolución “NATIVA” es la resolución de uno de los tres sensores de igual resolución utilizados para captar cada color primario. Y esa es la resolución final de la imagen. Una cámara de TV profesional de HD tiene tres sensores de 2Mpix cada uno y produce una imagen final de 2Mpix que se verá en un TV de HD de 2Mpix de resolución, de forma nativa (1920X1080=2.073.600 es decir, unos 2Mpix, o lo que es lo mismo. Las cámaras de TV domésticas, salvo excepciones, suelen equiparse con un solo sensor y este debería tener, para captar imágenes en HD “nativas”, al menos 6 Mpix efectivos, para no inventarse nada.
    Que pasa en una pantalla, por ejemplo del tipo LCD, ¿cuantos pixeles tiene?. Pues ocurre al contario que en la cámara. NO se cuentan los pixeles resultantes de sumar todos los pixeles Rojos, Verdes y Azules, los denominados SUBPIXELES, lo que se hace es contar los resultantes de la suma de cada tres necesarios para obtener un pixel “REAL” de imagen, se CUENTAN los REALES. Así en una pantalla, de los modernos monitores y televisores de UHD 4K, que parece que tienen 3860pix x 2160pix = 8.337.600 pix, es decir unos 8Mpixel, resulta que en realidad tiene 8Mpix X 3 = 24 Mpixel (24MsubPix).
    Otro ejemplo; una cámara fotográfica de 24Mpix producirá una imagen REAL de 8Mpix, y se vería de forma nativa en una TV de 4K que tiene 8Mpix REALES. En términos de resolución óptica, y electrónica, estaríamos en iguales resoluciones, sin inventar nada.
    Siempre es un problema diferenciar pixeles, resolución nativa del sensor o pantalla, resolución óptica, resolución perceptual (percibida), etc. No hay mucha información sobre esto y es muy interesante.
    Un Abrazo, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Querubín, lo tuyo no es un comentario, es una ampliación mejorada de la entrada...je, je, je, tu si que sabes.

      Eliminar